Sitemap.xml | Portada | Indice | Informacion | Colecciones | Videos | Biblioteca | Hemeroteca | Cancionero | Exposiciones | Noticias | Medios | Autor | Contacto |   

 
















 

 

 

 

       



 

Hemeroteca Virtual - Museo Internacional del Estudiante

Autor:              Anónimo.

Título:             EN BRETÓN.
EL CONCIERTO DE LA TUNA

Publicación:   Museo Internacional del Estudiante, 2009.

Ver. original:  El Adelanto.

Fecha:            Viernes, 5 de febrero de 1915, p. 1.

____

            Anoche, a las siete, se celebró en el teatro Bretón el concierto de la Tuna Escolar Salmantina.

            Como siempre que se trata de fiestas organizadas por los escolares, la de anoche resultó en extremo animada y brillante.

            El teatro presentaba un aspecto magnífico.

            Las señoritas de la buena sociedad salmantina se dieron anoche cita en el Bretón para honrar con su presencia la función organizada por los simpáticos tunos y dar con su belleza mayor realce a la fiesta. Hasta en general hubo una muy regular entrada, formada en su mayoría de estudiantes.

            La bandera de la estudiantina fue colocada en la localidad que ocupaba la encantadora señorita Araceli Figueiras.

            El presidente de la Tuna, señor Ruiz Fernández, hizo la presentación con un bonito discurso.

            Saludó cariñosamente a sus compañeros, los escolares salmantinos, en nombre de toda la Tuna y dijo que ésta trataba de devolver a los estudiantes valencianos la visita que hicieron a Salamanca hace algún tiempo.

            En párrafos con gran elocuencia, dijo el señor Ruiz Fernández que esta visita de la Tuna a la Universidad valenciana significaba una cortesía obligada y que el abrazo de los estudiantes de Salamanca a los de la bella ciudad de Levante sería en nombre del hidalgo pueblo salmantino.

            El presidente de la Tuna fue muy aplaudido.

            A continuación, ejecutaron los tunos el pasodoble Alegría, del señor Bernal, la serena de La Reja, de Gallástegui, y el Extasis, de Artidi. El público premió las notas de los tunos con grandes ovaciones. Muy merecidas, pues el conjunto resultó admirables, digno de verdaderos profesionales, tanto por lo que refiere a la perfección de la ejecución aislada, como a la sabia combinación de instrumentos. Buena parte del triunfo de anoche correspondió al joven músico señor Bernal, director artístico de la Tuna, pues ha puesto todo su empeño, y no sin fruto, en que la de este año no desmerezca de las estudiantinas que otros años han salido de Salamanca.

            Merece especial mención el niño de trece años Arturito Soler, que interpretó al violín, acompañado del señor Soler, un trozo de Lucía, de Donizzeti, revelándose como un artista precoz de muy relevantes cualidades como violinista.

            El alumno de la facultad de Derecho, señor Llanes, interpretó luego, con mucha gracia y donaire, el monólogo cómico Causa criminal, del señor Abati.

            Luego fue estrenado un sainete de costumbres escolares, titulado Intimidades del gremio, original de don Virgilio Ruiz.

            La obrita del presidente de la Tuna carece de pretensiones y está hecha, sin otro objeto que hacer pasar al público un rato entretenido. Y preciso es decir que su autor consiguió tal objeto muy sobradamente con el pretexto de presentar a los estudiantes en época de exámenes, pintó sus apuros con mucha gracia y dice por boca de los personajes infinidad de chistes, que fueron muy celebrados. Hay que añadir que la obrita está bien escrita y el argumento es desarrollado con gran naturalidad y sencillez, sin que se note para nada el esfuerzo que muestran casi siempre las producciones de los principiantes.

            En esta obra trabajaron con todo entusiasmo los señores Purón, Calderón, Llanes y Nogales, como cumplía al estrenar la obra un amigo. Y justo es decir que alguna parte del éxito alcanzado por Intimidades del gremio correspondió a los intérpretes.

            A los señores citados tenemos que añadir los nombres de los señores González y Sánchez, que también se hicieron aplaudir a pesar de sus papeles secundarios.

            Terminó la fiesta con otra parte musical. La Tuna tocó el pasodoble Maletas y fenómenos, de Fors; unas guajiras de La Revoltosa, del inmortal Chapí; un trozo de la ópera Cavallería rusticana; la preciosa serenata árabe de Tárraga y la jota del Congreso feminista de Valverde.

            El público salió muy complacido, haciendo grandes elogios de la Tuna, que a juzgar por la función de anoche, alcanzará éxitos muy ruidosos en Madrid, Valencia, Alicante y demás poblaciones que visite.

____

NOTA: Artículo procedente de investigación original inscrita con el número SA-120-02 en el Registro de la Propiedad Intelectual. La presente edición ha sido normalizada y corregida para evitar el uso no autorizado de la misma. Todos los derechos reservados.
 

 
       
Volver a la página anterior
 
   
 Volver a la página anterior