Sitemap.xml | Home | Index | Information | Collections | Videos | Library | Newspaper Library | Songbook | Exhibitions | News | Media | Author | Contact |   

 


















 

 

 

 

       



 

VIRTUAL NEWSPAPER LIBRARY - International Museum of the Student

Author:              Arsenio González Huebra.

Title:             VIAJE DE LA TUNA A PORTUGAL XII.

Publication:   Museo Internacional del Estudiante, 2009.

Original edition:  El Adelanto.

Date:            Miércoles, 19 de marzo de 1890, pp. 1 y 2.

____

Salida de Oporto.- Panorama.- El español, lo es en todas partes.- Pampilhoza.

            El camino de Oporto a Coimbra, es delicioso. Al salir de la estación se empieza a contemplar el precioso panorama de la ciudad en medio de aquella campiña, accidentada, siempre verde y siempre florida, que parece privilegiada por los dones de una eterna primavera. A los diez minutos de marcha se pasa el gigantesco puente de hierro sobre el Duero, que en solo un arco, salva un abismo espantoso, en cuyo fondo se mueven en direcciones distintas buques de vela y de vapor que ofrecen al viajero un excelente efecto de vista; a un kilómetro y medio próximamente se distingue el Océano cuyo agitado oleaje se percibe perfectamente al quebrarse las oscuras ondas en lomas de blanquísima espuma que desaparecen y se renuevan sin cesar. Al otro lado del camino se ve un ferrocarril de vía estrecha cuya aplicación no pudimos averiguar.

            Los viajeros todos, se disputan las ventanillas de los carruajes para contemplar el hermoso cuadro que ofrece al camino a uno y otro lado, pero especialmente al derecho, que a los encantos de la campiña, ofrece los del mar que no se pierde de vista hasta la preciosa villa de Espinho, estación balnearia muy concurrida en los meses de verano por los bañistas españoles.

            La línea del norte que en éste viaje recorríamos, es la que une a Lisboa y Oporto, con lo cual queda dicho implícitamente que es de mucha circulación dando esto lugar a que de tres o cuatro estaciones cruzásemos con trenes de viajeros. En todos estos cruces éramos victoreados calurosamente por los viajeros, a los que nosotros contestábamos dando vivas a Portugal y a la integridad del país y de sus colonias. Los tunos iban entusiasmados contemplando el mar, que muchas veces llegaba a doce o quince metros de la vía quebrando su oleaje ante nuestros asombrados ojos: todos, absolutamente todos, sin atender al cansancio que por la mañana nos abrumaba, íbamos contemplando el panorama del camino cuya belleza ha dejado impresión profunda y recuerdo indeleble en nuestros ánimos.

            En las estaciones del tránsito sin excepción, se daban los vivas de ordenanza, pues casi podemos llamarlos así, toda vez que éramos en ellas vitoreados; y desde los preciosos chalets y villas que se levantan en el camino como hermosos modelos de arquitectura moderna, nos saludaban las gentes con pañuelos y sombreros dándonos pruebas inequívocas de afecto y hospitalidad.

            Así llegamos a la preciosa villa de La Granja que llama la atención por la belleza de sus edificios, y después a Espinho, que rivaliza con la primera en construcciones urbanas; en este último punto nos saludaban con más entusiasmo si cabe que en las demás estaciones, siendo digno de notarse el afán conque nos saludaban desde un hotel tres señoras que no dejaron de agitar sus pañuelos hasta que los accidentes y vueltas del camino, rompían la visual que nos comunicaba con ellas.

            A la salida de Espinho, empieza la vía férrea a internarse en el continente, y el mar se pierde a lo lejos, dejando al viajero la plenitud de su atención para contemplar la bellísima flora que no decae ni un instante durante todo el viaje a Coimbra.

            Habíamos madrugado aquel día, y por todo alimento habíamos tomado como dije antes, una taza de café con pan y mantequilla, de modo que el hambre empezó a escarbar en los estómagos y a las once de la mañana era un roedor en nuestras débiles economías. En ninguna estación encontrábamos fondas ni restauranes donde aliviar la fatiga de los estómagos, y consultando con la guía, vimos que hasta la estación de Pampilhoza no había de qué darlas como decía un tuno; pero ¿creen ustedes que el cansancio, el sueño y el hambre relajaban el humor y carácter de la Tuna? Ni un instante.

            Tres o cuatro tunos templaron las guitarras y a los pocos momentos atronaban el vagón treinta voces que robustas y templadas cantaban acompañadas por aquéllas:

Señora Cilidonia
Encienda usté al bilón....

            Después entonaban otra canción por el estilo, luego otra y así sucesivamente salió a lucir todo ese repertorio popular español que se oye a raíz de las juelgas callejeras.

            - ¡Que hable el padre Dionisio! decía una voz – y el bueno de Tato, subido sobre un asiento, se dirigía a las masas diciendo poco menos: - ¡Ciudadanos! ¡hijos de Valdejuan! etc. ¿Qué es el hombre municipal!? un solípedo; la república es su única salvación; ¿y qué es la república?, la república es que mandemos todos y que no mande ninguno.

            Bravos y aplausos coronaban la oratoria del padre Dionisio, al que seguía en el uso de la palabra, Santa María, que nos soltaba otro discurso del mismo jaez, recibiendo al final otra ovación por el estilo.

            En este punto llegábamos a una estación de un minuto de parada, y antes de dar el jefe el primer aviso, ya estaba el andén convertido en circo, donde los tunos simulaban una corrida de toros de beneficencia, echando toda clase de suertes, lo mismo a la caseta de un guarda aguja, que al primer compañero que se presentaba a la vista.

            Los viajeros portugueses, iban todo el camino de pié, contemplando aquellas escenas con la sonrisa en los labios y el asombro en los ojos, admirados del humor y el carácter de los estudiantes españoles.

            A las doce próximamente llegamos a una estación, en una de cuyas puertas se leía restaurante. No había terminado la marcha del tren y ya se vio lleno aquel tabernáculo (pues no otra cosa era el restaurant) de tunos, que en menos que se pestañea, hicieron desaparecer veinte o treinta pescadillas y otros tantos panecillos que había sobre la mesa.- ¿Hay más? decían todos – pero como no hubiese otro comestible, nos conformamos con lo que había y unas botellas de vino (vinho en portugués) que no podía ser peor.

            Cuando uno se quejaba de la mala calidad de la bebida, replicaba el padre Dionisio, ¿cómo quieres que sea un vino que se escribe con h?

            Pagamos el gasto con religiosidad y volvimos al convoye que en una hora próximamente nos llevó a la estación de Pampilhoza, punto de empalme con la línea de Beira Alta y en donde paramos cuarenta minutos.

            La fonda recibió numerosa y grata visita; el consumo fue grande y bien retribuido.

            Creíamos que en esta estación por su proximidad a Coimbra nos esperaría alguna comisión pero sin adelantar juicio todos callamos el mal efecto de esta omisión que contrastó bien pronto con el recibimiento que nos hicieron los estudiantes de Coimbra, y que merece capítulo aparte.

EL TUNO PRIMERO

(Continuará.)

____

NOTA: Artículo procedente de investigación original inscrita con el número SA-120-02 en el Registro de la Propiedad Intelectual. La presente edición ha sido normalizada y corregida para evitar el uso no autorizado de la misma. Todos los derechos reservados.
 

 
       
Return to the previous page
 
   
 Return to the previous page