Sitemap.xml | Home | Index | Information | Collections | Videos | Library | Newspaper Library | Songbook | Exhibitions | News | Media | Author | Contact |   

 


















 

 

 

 

       



 

VIRTUAL NEWSPAPER LIBRARY - International Museum of the Student

Author:              Arsenio González Huebra.

Title:             VIAJE DE LA TUNA A PORTUGAL II.

Publication:   Museo Internacional del Estudiante, 2009.

Original edition:  El Adelanto.

Date:            Martes, 4 de marzo de 1890, p. 2.

____

Mi toma de posesión.- Generosidad del señor Carbalho y compañías ferroviarias.- Serenatas de despedida.- Donativos.- Punto de Partida.

            Aceptada la presidencia de la Tuna seis días antes de emprender el viaje, me presenté en el Salón Artístico a las tres y media de la tarde del día 9 de Febrero, con ánimo de estudiar las condiciones de aquella colectividad y las de sus individuos, y fui recibido con entusiastas pruebas de cariño, que pronto se tradujeron en la siguiente expresión constitutiva de un acuerdo.- Arsenio Huebra, no ha sido nombrado, y sí aclamado presidente de la Tuna.

            Satisfecho de la buena acogida que me dispensaron aquellos jóvenes alegres, al par que sensatos y entusiastas de su proyecto, constituí a la Tuna en Junta general, en la que se tomaron acuerdos importantes, aconsejados por las circunstancias apremiantes del tiempo, y después de sentar las bases económicas y artísticas del viaje, dejé a los tunos en libertad para que  aprovechasen el tiempo en ensayar las nueve piezas o números musicales que pudieron aprender en los pocos días que tuvieron para estudiar el repertorio que había escogido el distinguido y laborioso director de orquesta don Jesús de San Eustaquio.

            Nada diré de la confección de trajes, zapatos, banderas, etcétera, porque sería monótono; yo me desentendí de estos cuidados que estaban a cargo de la junta administrativa y de la inspección directa de los escolares, en lo que a sus respectivos trajes se refería, y solo me cuidé de facilitar a la Tuna los mayores elementos que me fuese posible adquirir, para la mejor consecución de sus fines.

            El distinguido caballero portugués, jefe de explotación de los ferrocarriles S. F. P. y M. del C. a S. Señor don Antonio María Kopke de Carbalho, manifestó grandes simpatías hacia la estudiantina, que por un sentimiento noble de fraternidad iba espontáneamente a dar un abrazo a los escolares portugueses; simpatía noble y desinteresada que tradujo en hechos altamente satisfactorios y útiles para la Tuna.

            A la súplica que puede hacerse en un simple oficio que dirigí a dicho señor Carbalho, éste  gestionó de las compañías S. F. P. y Miño Douro las mayores concesiones posibles, resultando de ellas que dos días antes de la partida, nos diese traslado de una comunicación de dichas compañías, concediéndonos el 75 por 100 de rebaja en los precios ordinarios, al mismo tiempo que gestionaba también de la Beira-Alta análoga concesión.

Al dar cuenta a la Tuna de esta gracia hecha con tanta generosidad como espontáneo buen deseo, se otorgó por unanimidad un entusiasta voto de gracias para el protector de los expedicionarios, y de cuyo voto fui portador al siguiente día. No pararon aquí las pruebas de afecto del señor Carbalho, pues al saber que temiendo las contingencias económicas del porvenir, habíamos solicitado pasajes de tercera clase, mandó poner a nuestra disposición un coche de segunda, que por el 25 por 100 de los precios de tercera, trasladó directamente a la Tuna desde la estación de Salamanca a la de Oporto.

            Con la mayor satisfacción hago pública nuestra gratitud al señor Carbalho y a las compañías Salamanca F. P. y Miño-Douro.

            El jueves anterior a carnaval, estaban los ensayos bastante adelantados, y la Tuna comenzó a dar algunas serenatas de despedida; pero como los trajes y banderas no estaban terminados, se desistió de visitar a los señores Rector y Decanos, hasta tanto que la Tuna pudiese presentarse con carácter estudiantil, revestida de la antigua indumentaria escolar.

            A las ocho y media de la noche del citado jueves, salimos del Salón Artístico al compás del precioso pasa-calle Mazzantini, subiendo por la calle de San Pablo, plaza del Poeta Iglesias y Arco del Toríl, deteniéndonos ante la casa de doña Inocenta Sánchez Ventura, viuda de Bermúdez de Castro.

            A instancias repetidas de dicha señora, subimos a sus habitaciones en las que se hallaban también las hijas de dicha señora, doña Teresa y don Luisa y el esposo de la primera, don Juan de Lafuente, cuyos señores con una afabilidad indescriptible, nos calmaron de elogios, nos obsequiaron espléndidamente con pastas, dulces, vinos y cigarros, entregándonos setenta y cinco pesetas para ayudarnos en los cuantiosos gastos de la expedición.

            Altamente agradecidos salimos de aquella casa y nos dirigimos a otros puntos continuando aquella noche y las siguientes nuestras serenatas a los señores Alcalde constitucional que nos obsequió con cigarros y 25 pesetas, excelentísimo señor obispo de la diócesis que nos donó otras 25, don Lisardo Romero que nos dio jerez, cigarros y 25 pesetas, Electricista Salmantina que nos obsequió con excelentes cigarros y 45 pesetas, primer teniente alcalde señor Báz, que no se hallaba en su casa, y que nos remitió después 25 pesetas, señor Burnay que nos dio un excelente jerez, variados dulces y pastas y cigarros habanos en abundancia, café Suizo y café de las Cuatro Estaciones, donde nos dieron también excelentes vinos y 25 pesetas cada uno, director de EL ADELANTO, que nos obsequió generosamente con dulces, cigarros y licores y señor Kopke de Carvalho que tras los inmensos favores que nos tenía hechos, nos obsequió con verdadero lujo y abundancia de pastas, vinos, licores, dulces y habanos y 25 pesetas en metálico.

            La primera serenata de la noche de nuestra partida, puestos ya los clásicos trajes estudiantiles, fue para el excelentísimo señor don Mamés Esperabé, rector de esta Universidad, que después de recibirnos afabilísimamente, nos dio 100 pesetas para ayudarnos en los gastos del viaje.

            No hubo tiempo material para dar más serenatas, quedándonos por ello bastante pena, cosa que no pondrán en duda nuestros lectores, pues a más de la cortesía (que nadie negará a la Tuna,) el egoísmo pudiera habernos llevado a los domicilios de los decanos y otras personas que indudablemente nos hubieran prestado su apoyo moral y material. Por esta falta cometida a impulso de la fuerza mayor de las circunstancias solicitamos, en la seguridad de alcanzarlo, el perdón de los preteridos en nuestro obsequio de despedida, que bien a pesar nuestro se redujo a las personas y entidades que dejo citadas.

            Se había fijado la partida para el sábado de carnaval, 15 de Febrero y hora de las cuatro de la mañana, en el tren correo de Portugal. Para conseguir la puntual asistencia de todos los tunos, a esta cita, y evitar que se quedasen dormidos o perezosos en sus camas, me pareció oportuno aconsejarles que no se acostasen, y como todos participaron de mi opinión, les convoqué para las doce en punto de la noche del viernes en el café Suizo, desde cuyo punto saldríamos a las tres en punto para la estación del ferrocarril.

            Todos acudieron, alegres y animosos al punto de reunión, que será objeto de la primera parte de mi próximo artículo; hoy termino porque ya adquiere proporciones este artículo y está EL ADELANTO preñado de original.

__________

            No obstante, voy a rectificar dos omisiones. La víspera de la partida estando la Tuna despidiéndose de los señores de Carbalho, fueron estos aclamados presidentes honorarios de aquella en razón a sus muchos merecimientos y a su condición de caballeros portugueses.

            También debo advertir, que yo no he vestido el uniforme escolar que para distintivo, llevaba prendidas en la levita, al lado izquierdo del pecho, dos banderas de raso de muy reducidas dimensiones y cuyas banderas eran las de las naciones española y portuguesa.

EL TUNO PRIMERO.

(Se continuará)

____

NOTA: Artículo procedente de investigación original inscrita con el número SA-120-02 en el Registro de la Propiedad Intelectual. La presente edición ha sido normalizada y corregida para evitar el uso no autorizado de la misma. Todos los derechos reservados.
 

 
       
Return to the previous page
 
   
 Return to the previous page