Sitemap.xml | Home | Index | Information | Collections | Videos | Library | Newspaper Library | Songbook | Exhibitions | News | Media | Author | Contact |   

 


















 

 

 

 

       



 

VIRTUAL NEWSPAPER LIBRARY - International Museum of the Student

Author:              Anónimo.

Title:             REMITIDO.
TRISTE ES DECIRLO.

Publication:   Museo Internacional del Estudiante, 2009.

Original edition:  El Fomento.

Date:            Miércoles, 9 de abril de 1890, p. 3.

____

A formar contraste con el entusiasmo y regocijo que reinaba en los primeros momentos de estar entre nosotros nuestros queridos compañeros que forman la Estudiantina Escolar Portuguesa, vino un acontecimiento tan inesperado como improcedente. Nos referimos al atropello sufrido por los estudiantes, el cual fue debido, a no dudarlo, a la poca cordura con que obra siempre la fuerza impropiamente llamada de orden público. Como el caso ocurrió, creemos innecesario decirlo desde este lugar, por hallarse en la conciencia de todos, y muy especialmente en la de los ofendidos, que es a quienes esta cuestión interesa de una manera más directa; pero como quiera que no todos nuestros lectores tendrán conocimiento del mismo, y para que vean los autores del vandálico suceso que obramos con imparcialidad, hemos de decir: que se trataba solo del tan insignificante como inocente hecho de querer entrar en el Liceo los estudiantes salmantinos, después de haberlo hecho los portugueses, sin que valga decir que la oposición nacía de que los escolares pretendían una introducción abusiva, de lo que es buena prueba el haberse quedado varios atropellados con las entradas en el bolsillo, y el que no la tuviera ya comprada, no hubiera sido un obstáculo invencible para tenerse que separar de sus colegas, el pago de las mismas; mas nada de esto fue tenido en cuenta, y aprovechándose los policías de la algazara que produjeron las censuras dirigidas a una Empresa que antepone su codicia a los deberes de atención, desenvainaron el sable y montaron el gatillo de su revolver, dirigiéndose a una multitud de jóvenes, que validos de la prudencia, nada contestaron que envolviera carácter hostil, huyendo y siendo perseguidos por los agresores, a quienes llegó a sobrar más miedo que energía, víctimas del cual cayeron al suelo, y no por obra de ningún estudiante de los que protestan, que son todos los que allí se hallaban reunidos.

En tal situación, los escolares volvieron por sus derechos de dignidad y propiedad vilipendiados, y en vez de hacerlo contestando a la fuerza con la fuerza, procuraron conseguirlo exponiendo sus ofensas a la primera autoridad gubernativa de la provincia, y dirigiéndose por calle de la Rua al Gobierno civil, se encontraron el llegar a este, con el Sr. Alcalde, Don Florencio Pollo, quien celoso de la tranquilidad de sus súbditos, y haciéndose eco de las justas pretensiones de aquellos, les acompañó hasta encontrar al Sr. Gobernador, el que, según referencias de los mismos escolares comisionados para formular la reivindicación de sus derechos no respetados, les oyó, dando palabra de que serían atendidos, y que las correcciones merecidas serían impuestas a los que desconociendo sus deberes, emplean medios inadecuados para el cumplimiento de su misión, habiendo podido dar margen con su imprudencia a un conflicto, que hubiera formado una página de luto en la historia de la por tantos timbres gloriosa ciudad de Salamanca.

Si a las palabras dadas por el Sr. Torroja, no hubiera que darlas más crédito que el que se da a las de tantos otros gobernantes que al contestar a los individuos que se le presentan con alguna comisión, se limitan a decir se hará lo que se pueda, seria de temer la triste repetición de actos tan poco agradables, en estos días en que las aglomeraciones de personas han de ser tan frecuentes: pero los escolares confían firmemente en que han de cumplirse las ofertas hechas a los mismos, y que no han de verse en la dura precisión de contestar personalmente a ciertas ofensas inferidas a la clase en general y en especial a algunas personalidades y que no decimos en qué han consistido, limitándonos a decir, que constituyen verdaderas amenazas no condicionales, con la circunstancia de haberse prevalido el culpable del carácter público que ostenta, aunque indignamente.

Y para terminar, diremos, después de dar las gracias más cumplidas al Alcalde y al señor Gobernador, por el recibimiento que hicieron a nuestros compañeros, como igualmente a un señor Teniente de la Guardia civil, que intervino en el tumulto, con carácter verdaderamente prudente y apaciguador, y cuyo nombre, con sentimiento, no recordamos en este momento, que los jóvenes escolares no llevan otro fin al protestar en esta forma, que evitar que a la amenaza de hoy siga mañana la ejecución de la misma, y hacer ver a todos los que este título honroso llevan, que su dignidad debe oponerse de una manera abierta a pisar más los umbrales de un centro cuya Empresa les ha faltado a los deberes más elementales, sin duda por no dejarles ver la ceguedad del interés, mal entendido, que los estudiantes, son hombres, y que como tales han de defenderse.

UN ESCOLAR.

Salamanca 7 de Abril de 1890.

____

NOTA: Artículo procedente de investigación original inscrita con el número SA-120-02 en el Registro de la Propiedad Intelectual. La presente edición ha sido normalizada y corregida para evitar el uso no autorizado de la misma. Todos los derechos reservados.
 

 
       
Return to the previous page
 
   
 Return to the previous page