Sitemap.xml | Portada | Indice | Informacion | Colecciones | Videos | Biblioteca | Hemeroteca | Cancionero | Exposiciones | Noticias | Medios | Autor | Contacto |   

 
















 

 

 

 

       



 

Hemeroteca Virtual - Museo Internacional del Estudiante

Autor:              Ángel Moisés.

Título:            MOTIVOS DE LA CIUDAD.
                       PASA LA TUNA…

Publicación:   Museo Internacional del Estudiante, 2009.

Ver. original:  La Gaceta Regional.

Fecha:            Miércoles, 1 de febrero de 1928, p. 2.

____

            No es la tuna chillona de las capas negras, de los instrumentos bonitos, de los jóvenes garbosos.

            No es la tuna de la banderita con cintas de colores, la tuna de promesas juveniles.

            No es la tuna de las capas negras, no es la tuna estudiantil la que pasa...

            Es otra tuna más menuda, menos compacta, menos armónica, menos chillona.

            Pasa la tuna... Hay risas comentarios, hay hasta sonidos nada gratos al oído.

            Se cuchichea, se ríe, se alborota y, mientras, pasa la tuna que forman unos pequeñuelos, unos chiquillos, unos pajaritos infantiles que gorjean de modo diferente, que chillan al dar los primeros pasos por la vida.

            Van alegres; el abanderado, un pequeño hombrecito, orgulloso, simpático, con la sonrisa en los labios, va abriendo la marcha.

            Le suceden dos filas de muñequitos graciosos con panderetas, con hierros, con violines y guitarras de juguete: se los trajeron los Reyes Magos, los usaron unos días y, cuando ya los tenían retirados de sus juegos, pasó por las calles de la ciudad la tuna de las capas negras.

            Ellos, los pequeños, al igual que los mayores, tuvieron sus reuniones. Reuníanse en la calle, a plena luz, sin voces, sin mando, sin ideas fijas.

            Se formó la tuna infantil. El barrio, antes lleno de voces infantiles, de alborotos ingenuos, de riñas leves, se tornó escenario musical.

            Y el barrio de los pequeños escuchó los primeros conciertos de la tuna en formación.

            Vinieron otros pequeños de otros barrios. Ingresaron todos en la nueva agrupación musical y un buen día, mejor, una tarde, declinando el sol, la ciudad ya alumbrada por la luz artificial, los pequeños músicos, con su bandera pequeña, con sus juguetes sonoros, invadieron las calles en la noche.

            Se formaron grupos, se rió la gracia de los niños, y ellos, en plan de hombrecitos serios siguieron paseando al par que tocaban que daban serenatas al transeúnte pacífico, que estimó alegre y simpática la tuna de pequeños.

            Todas las tardes, al atardecer se reúnen los niños en el mercado de sus juegos.

            No llevan capas negras, no tienen presidentas a quienes obsequiar, ni sitio fijo donde dar serenatas. Y sin embargo, la cuerda de pequeñuelos se forma, y camina y toca y alegra la ciudad en esas horas tristes del atardecer castellano, en esa hora en que se cierran los comercios, y la ciudad calla para dormir, para descansar, para pasear.

            ¡Qué lindos los niños y qué bonita la tuna infantil!

            Una sonrisa en los labios, unos juguetes sobre sus hombros y en sus manos, y un caminar serio y grave cuando caminan en funciones de tunos

            Miradles: ya pasan los pequeños tunos.

            Aplaudámosles. Van caminando en pos de ilusiones.

            Llevan la gracia de los pocos años y la fe del éxito.

            ¿Quién con ese bagaje no se hace simpático?

            La tuna infantil ha traído a la ciudad horas alegres, horas dulces, reposadas, solemnes, plácidas, horas de niños, horas que pasan dejando en los mayores un motivo de pensar en lo que se fue.

            Pasa la tuna... la tuna de infantes. ¿No os da alegría el ver esa unión de los pequeños?

            Sonrisas, niños, juguetes; he ahí la vida que empieza.

ANGEL MOISÉS

____

NOTA: Artículo procedente de investigación original inscrita con el número SA-120-02 en el Registro de la Propiedad Intelectual. La presente edición ha sido normalizada y corregida para evitar el uso no autorizado de la misma. Todos los derechos reservados.
 

 
       
Volver a la página anterior
 
   
 Volver a la página anterior