Sitemap.xml | Home | Index | Information | Collections | Videos | Library | Newspaper Library | Songbook | Exhibitions | News | Media | Author | Contact |   

 


















 

 

 

 

       



 

VIRTUAL NEWSPAPER LIBRARY - International Museum of the Student

Author:              Anónimo.

Title:             LO DE VALLADOLID.

Publication:   Museo Internacional del Estudiante, 2009.

Original edition:  El Lábaro.

Date:            Martes, 27 de febrero de 1900, pp. 1 y 2.

____

En La Crónica Mercantil de Valladolid que recibimos hoy, leemos:

«LA TUNA DE COIMBRA

La Estudiantina de Coimbra que, según habíamos anunciado, debía de llegar hoy de madrugada a esta capital, ha interrumpido su viaje por disposiciones gubernativas y no vendrá ya a visitarnos.

Los alumnos de esta Universidad que fueron en comisión a Medina del Campo para esperar en aquella estación a sus compañeros los portugueses, nada supieron hasta llegar allí, viéndose sorprendidos por el gran lujo de fuerzas que se había desplegado para impedir que los de Coimbra continuasen su viaje desde Salamanca hasta nuestra población.

¿Qué razones han existido para esto?

Los estudiantes de Valladolid habían hecho muchos aprestos preparando un entusiasta y lucido recibimiento a sus compañeros; habíanse dedicado en honor a la «Tuna de Coimbra» algunas funciones teatrales y bailes, y la inesperada disposición que impide su venida origina trastornos y contrariedades que lamentan los escolares.

Las personas de carácter oficial guardaban anoche gran reserva acerca del alcance de esa disposición y de ahí que se hicieran muchos y variados comentarios.

*
*    *

En la edición anterior ya dimos a conocer a nuestros lectores que un obstáculo imprevisto había privado a la Tuna de Coimbra visitar nuestra capital.

Pues bien, ese obstáculo fue el que tuvo a bien poner el Excmo. Sr. Ministro  de la Gobernación, asesorado por la dirección general de Sanidad.

Esta pretextaba, en el oficio que, según nos han contado, dirigió al ministro aludido, que la presencia de los escolares portugueses en Valladolid podría traer trastorno a la salud pública, por cuanto aquellos procedían del lugar en que la peste bubónica ha hecho tantas víctimas. El ministro, pues, telegrafió urgente al gobernador diciéndole que a todo trance prohibiese la entrada de la Tuna en la provincia y el Sr. Muñiz González así se lo participó inmediatamente a su colega el gobernador de Salamanca, quien ordenó a los tunos, a tiempo de montar estos en el tren, que no embarcasen, en virtud de orden superior.

¿Y cómo se entiende que a los estudiantes portugueses se les prohíba venir a Valladolid y se los permita en Salamanca? ¿Es que los salmantinos son inmunes y nosotros no? De todos modos Valladolid tiene mucho que agradecer a la Dirección de Sanidad y al Sr. Dato; pero hay que convenir en que ni una ni otro han procedido como debieran. Ayer oímos que la Tuna de Coimbra había traspasado los límites de la frontera a espaldas del gobernador. ¿Es esto creíble, mucho más sabiéndose que los tunos portugueses han estado, durante dos días, recibiendo agasajos y ovaciones del pueblo salmantino?

Pero después se supo que el gobernador había recibido un nuevo telegrama del Ministro, quien desde luego autorizaba a la Tuna para que hiciese su entrada en la capital castellana.

La noticia cundió bien pronto y el gozo de los escolares vallisoletanos volvió a tomar asiento en sus juveniles pechos, y ya no pensaron en otra cosa sino en prepararse para recibir a sus huéspedes que llegarían a esta capital en el tren de las cinco y treinta de la tarde.

¡Oh, decepción!... A la una y media corrieron rumores de que la Tuna no llegaría ya y supusimos que alguna contraorden de Dato lo habría prohibido nuevamente. Nada hubiera tenido de extraño en este país de los viceversas y de la informalidad gubernamental.

Pero esta vez no era el ministro, a quien dejamos con el honor bien sentado. Era la propia Tuna de Coimbra la que, para dar una lección al gobierno, ha determinado no acceder a tanta galantería, tomando ayer mismo el camino de su país.

Sean bien idos los distinguidos estudiantes del vecino reino, y cuenten seguramente con todas las simpatías del pueblo de Valladolid, que de veras ha deplorado no haber tenido el gusto de hospedarlos.»

____

NOTA: Artículo procedente de investigación original inscrita con el número SA-120-02 en el Registro de la Propiedad Intelectual. La presente edición ha sido normalizada y corregida para evitar el uso no autorizado de la misma. Todos los derechos reservados.
 

 
       
Return to the previous page
 
   
 Return to the previous page