Sitemap.xml | Home | Index | Information | Collections | Videos | Library | Newspaper Library | Songbook | Exhibitions | News | Media | Author | Contact |   

 


















 

 

 

 

       



 

VIRTUAL NEWSPAPER LIBRARY - International Museum of the Student

Author:              Álvarez Martín.

Title:             LA TUNA EN PORTUGAL.

Publication:   Museo Internacional del Estudiante, 2009.

Original edition:  El Adelanto.

Date:            Martes, 18 de febrero de 1890, p. 2.

____

            Director ADELANTO

Mi querido amigo: como habrá usted visto en el telegrama que oportunamente le he dirigido, hicimos un viaje feliz; llegamos a esta hermosa ciudad a las seis menos cuarto, atravesando un país accidentado y hermoso en extremo.

Aun cuando la prensa no tuvo tiempo de anunciar nuestra llegada, nos vimos sorprendidos en la estación de Riotinto por una comisión de estudiantes que con el traje clásico de los de esta nación, invadieron nuestro coche dando vivas a España, Salamanca, Tuna, raza latina y estudiantes españoles, que fueron contestados por nosotros con vivas a Portugal, Coimbra, raza latina, estudiantes portugueses, etc., etc., hasta llegar a la estación de Oporto, donde nuevas comisiones y un gentío inmenso nos aguardaban  aumentando la ovación  solemne de que hemos sido objeto y que no puedo trasladar al papel.

Algo desembarazados del barullo, pudimos formar en las afueras de a estación, y con Huebra y el presidente de esta comisión señor Reis Santos a la cabeza, nos dirigimos por las espaciosas calles de la ciudad al Hotel Continental, donde teníamos preparado alojamiento para los amigos Paz y Samper.

Imposible describir el entusiasmo conque todo el mundo aclamaba a la Tuna; los hombres, sin dejar de aplaudir, y las señoras desde los balcones, agitaban los pañuelos, arrojaban flores y ponían colgaduras; resultando de todo esto, un ruido atronador que impedía la audición del paso-doble Mazzantini.

A pesar de que la aglomeración de gente, hacía imposible el tránsito, sin dejar de circular coches y tranvías, la concurrencia aumentaba en la puerta del Hotel, dando vivas no interrumpidos a las entidades ya citadas, a la unión y federación ibéricas y a los jefes de las distintas fracciones o comuniones del partido republicano español.

Nuestro digno presidente Arsenio Huebra, cada vez más querido de la Tuna, se vio en la necesidad de salir a uno de los balcones del Hotel, para dirigirse a la muchedumbre, y en un breve y elocuente discurso, dio gracias al pueblo de Oporto por su cariñosísima hospitalidad con nosotros, y haciendo ver la diferencia que existe  entre el entusiasmo  de esta comercial ciudad y el egoísta mercantilismo inglés.

Después de la nutrida salva de aplausos con que contestó aquella patriótica y numerosa muchedumbre, al discurso de nuestro amigo, tomó la palabra el señor Reis Santos, que con frases elocuentísimas, hizo elogios de España, que excusado es decir, fue aplaudido frenéticamente por cuantos permanecían en aquel lugar.  

Comimos seguidamente, acompañados de numerosos escolares de esta ciudad, y después de recibir ordenes del presidente, estamos a las nueve y media tomando café en el Lisbonense, desde el cual nos vamos a la ópera, invitados por el empresario.

No tenemos tiempo para más; y cierro esta carta diciéndoos  con satisfacción, que todos los tunantes gozamos buena salud y que nos vemos despojados del cansancio por la honda satisfacción que en estos momentos nos embarga.

Por vía de nota diré, que aquí se ha suprimido el hip, hip, hurra, y que las libras esterlinas se las llama libras piratas, por ser inglesas.

De usted afectísimo

ÁLVAREZ MARTÍN.

Oporto 15 de Febrero de 1890.

__________

(de nuestro corresponsal particular)

            Director ADELANTO.

            Oporto 18, 12’10 n.- Ha mejorado notablemente el tiempo, lo cual nos ha permitido pasear por las calles.

            Esta tarde hemos visitado la Escuela de medicina, la Escuela politécnica y el Instituto.

            Al regresar al Hotel Continental, que es donde  nos alojamos, recibimos una ovación inmensa, indescriptible, que excede a cuanto pudiera decir.

            Las señoras arrojan flores desde los balcones.

            Acabamos de salir del concierto del Príncipe Real.

            El aspecto del teatro, era brillantísimo.

            No se veía una sola localidad desocupada.

            Las ovaciones se sucedían sin interrupción, haciéndonos salir a escena infinidad de veces.

            El público en pié aclama a la Tuna y pide que hable Huebra.

            Alzase de nuevo el telón y nuestro presidente pronuncia un discurso fogoso y elocuente. Es interrumpido por los aplausos continuos y calurosos del público.

            En el teatro fuimos visitados por las personas de más viso de esta ciudad.

            Mañana, a la una de la tarde, daremos otro concierto en el palacio de cristal.

            Nos ha concedido rebaja de precios en los billetes de la compañía de ferrocarriles de Oporto a Coimbra y Lisboa.

            Por tanto es segura nuestra visita a una de las dos ciudades mencionadas.

            No sabemos cuándo será el regreso, pero puedo asegurar que en la semana actual no podrá ser.-

ÁLVAREZ MARTÍN.

____

NOTA: Artículo procedente de investigación original inscrita con el número SA-120-02 en el Registro de la Propiedad Intelectual. La presente edición ha sido normalizada y corregida para evitar el uso no autorizado de la misma. Todos los derechos reservados.
 

 
       
Return to the previous page
 
   
 Return to the previous page