Sitemap.xml | Portada | Indice | Informacion | Colecciones | Videos | Biblioteca | Hemeroteca | Cancionero | Exposiciones | Noticias | Medios | Autor | Contacto |   

 
















 

 

 

 

       



 

Hemeroteca Virtual - Museo Internacional del Estudiante

Autor:              Etuarte.

Título:            LA TUNA ESCOLAR SALMANTINA EN SAN
                       SEBASTIAN.

Publicación:   Museo Internacional del Estudiante, 2009.

Ver. original:  El Adelanto.

Fecha:            Martes, 16 de febrero de 1926, p. 2.

____

LA LLEGADA

En el correo de las siete veinte de la tarde del viernes, llegamos a ésta, esperándonos en la estación numerosísimo público, entre el cual se encontraba la colonia salmantina.

Los tunos saludaron a sus bellísimas y aristocráticas presidentas, las señoritas Carmen Caro, hija del marqués de Villamayor; Carmen Alonso Zabala, Baby Alonso, y Mary Elósegui, hija del alcalde de San Sebastián.

EN EL AYUNTAMIENTO

            Solemne y cordialísima ha sido la recepción dada en el Ayuntamiento a los tunos de Salamanca. A las puertas del edificio es les esperaban los sperantradis con sus clásicas flautas y tambores. Con el señor alcalde se colocaron el señor Sánchez Rojas y el presidente, mientras la estudiantina entonaba un pasacalle. Entre los salmantinos figuraban un salmantino, el doctor don Francisco González García, catedrático de Matemáticas del Instituto.

Breve y precioso fue el discurso de salutación del señor Sánchez Rojas «Queremos a Guipúzcoa – dijo – señor alcalde y señores concejales de San Sebastián, porque Guipúzcoa tiene pasado, tradición, y, lo que vale más, futuro.

Hombres del día nosotros, sabemos que los hombres del día son guipuzcoanos; Eibar hace a Ignacio Zuloaga, el pintor más grande que ha tenido España desde Goya; de San Sebastián es ese inquieto, errabundo y paradójico Pío Baroja, que nosotros amamos tanto; de San Sebastián fue mi pobre amigo Usandizaga, ante cuyo monumento colocamos ahora una corona de flores...

Os queremos porque os estimamos, y porque os conocemos, señores: el rector de Salamanca nos encarga que os saludemos, y orgullosos del mandato lo cumplimos llanamente». Hubo ovación para las palabras del señor Sánchez Rojas.

«Y hay más – añade – vasco es Unamuno. Dejemos a un lado pasiones del momento; es maestro y es padre de todos nosotros. El vasco ha formado a Salamanca y lo mejor de nuestro espíritu y de nuestro corazón, a él se lo debemos.

Grandes aplausos coronan estas palabras, a las que contesta el alcalde, señor Elósegui, visiblemente emocionado.

«Se – dice – que todos sois estudiantes. Bien ha hecho Sánchez Rojas en evocar el parentesco espiritual que nos ata a los guipuzcoanos con los salmantinos. Estáis en vuestra casa, ilustre Sánchez Rojas, cantor insuperable de Castilla, y queridos estudiantes. Ahora telegrafiaré al doctor Esperabé, mi querido amigo, diciéndole qué placer tan vivo tiene esta ciudad hospedándoos unos días. ¡Viva Salamanca! Somos hospitalarios y somos buenos y vuestra juventud os da derecho a nuestro amor. Contad conmigo para todo.»

El señor alcalde, que estuvo muy elocuente, fué aplaudidísimo.

El Ayuntamiento obsequió espléndidamente a los estudiantes salmantinos.

Sánchez Rojas presentó al alcalde a un simpático hijo del señor rector de esa Universidad que viaja con la Tuna.

Los miqueletes despidieron a los tunos, mientras una imponente muchedumbre, en la que sobresalían bellísimas mujeres, vitoreaban a Salamanca.

EN EL MONUMENTO DE USANDIZAGA

Momentos después, ante la tumba de Usandizaga, el presidente de la Tuna y el Señor Sánchez Rojas colocaron una soberbia corona de flores a los pies del monumento. El momento fue de una honda emoción. Llorando el hermano del genial autor de «Las golondrinas», abrazó conmovidísimo al señor Sánchez Rojas; éste, con unos lagrimones, dijo breves palabras, que fueron oídas con religiosa unción en la plaza, literalmente ocupada por varios miles de personas: «José María – dijo – te traigo flores de estudiantes, flores mías, flores de ellos. Fuiste nuestro poeta. Cantaste «Las golondrinas», los amores fugitivos, las muchachas vascas, sosas y buenas. Aquí estamos José Mary... Te queremos y callamos... Quiero recordar tu alma pura y buena y rezar con estos muchachos por tu memoria ¡Bendita sea!»

La ovación es inenarrable Usandizaga y Sánchez Rojas vuelve a abrazarse. Así, con los tunos, los sorprende la máquina fotográfica.

EN LA DIPUTACIÓN

Momentos después visitan la Diputación de Guipúzcoa los estudiantes. Los recibe con hidalguía su presidente, el doctor Laffitte. Entre tunos y diputados se cambiaron frases de afecto.

Recorren luego las hermosas dependencias del Palacio, admirando la «Nao» de San Sebastián de «El Cano», el magnífico cuadro de Zuloaga y las maravillas que encierra la casa de la provincia y una de las más ricas de España.

Espléndidamente fueron obsequiados los tunos por el presidente, que cambió palabras de gran estimación con el señor Sánchez Rojas, a quien conoce y admira de antiguo.

Los tunos almorzaron después en el Hotel Izpura.

Esta tarde habrá un magnífico té de honor, en el Magestic Palace, donde acudirá toda la aristocracia easonense, y por la noche, bailarán en el Casino MercantilEl señor Sánchez Rojas, en la fiesta del Magestic, evocará las glorias de Salamanca; hay una gran expectación por oírle.

Telefónicamente, daré cuenta de estos actos. San Sebastián, de ordinario, tan tranquilo; agasaja a los tunos, que están encantados.

El señor Sánchez Rojas saldrá esta tarde para Francia, en automóvil, a saludar al señor Unamuno, con los señores Abeitua, Etuarte, Laffitte y otros amigos.

Regresarán a la hora del té.

Etuarte.

            San Sebastián, 14 II 26.

____

NOTA: Artículo procedente de investigación original inscrita con el número SA-120-02 en el Registro de la Propiedad Intelectual. La presente edición ha sido normalizada y corregida para evitar el uso no autorizado de la misma. Todos los derechos reservados.
 

 
       
Volver a la página anterior
 
   
 Volver a la página anterior