Sitemap.xml | Portada | Indice | Informacion | Colecciones | Videos | Biblioteca | Hemeroteca | Cancionero | Exposiciones | Noticias | Medios | Autor | Contacto |   

 
















 

 

 

 

       



 

Hemeroteca Virtual - Museo Internacional del Estudiante

Autor:              Anónimo. 

Título:             LA ESTUDIANTINA PORTUGUESA.

Publicación:   Museo Internacional del Estudiante, 2009.

Ver. original:  El Adelanto.

Fecha:            Jueves, 1 de marzo de 1900, p. 2.

____

La reunión de ayer

            A las once de la mañana, el teatro de Zorrilla, sitio de la reunión, se encontraba totalmente ocupado por los estudiantes de las distintas facultades y centros de enseñanza, calculándose que el número de los allí reunidos pasaría de 2000.

            También ocupaban asiento algunos alumnos de la Academia de Caballería.

            En la tribuna figuraba, como presidente, el ya popular estudiante señor Prieto, teniendo a sus lados a la comisión de recibimiento de los estudiantes de Coimbra.

Empieza el acto

            Abierta la sesión, el secretario, señor Rebollo, lee una lista de los señores donantes en la subscripción abierta para recaudar fondos con objeto de obsequiar a los estudiantes coimbranos.

            A continuación el presidente, señor Prieto, lee una lista de los gastos ocasionados por la comisión en estos días y de los telegramas y cartas cruzadas entre el señor ministro y el gobernador, entre este señor y el teniente de la guardia civil de Medina y entre los estudiantes vallisoletanos y salmantinos.

            Acto seguido se abre discusión sobre el empleo que ha de darse a los fondos recaudados.

            El señor Peña aboga porque los fondos se dediquen a un fin benéfico y pone su donativo a disposición de sus compañeros para el objeto que éstos deseen.

            El señor Vega, en un todo conforme con el señor Peña, pide que dichos fondos se destinen a Ataquines.

            El señor Pereda propone se envíe un telegrama redactado en esta o parecida forma: «Estudiantes vallisoletanos, congregados solemnemente en el teatro de Zorrilla, manifiestan sincera pena por no poder abrazar a los nobles e hidalgos estudiantes de Coimbra.»

            Así se aprueba.

            El señor Silva, en enérgicas frases, pide un voto de censura para el causante de este hecho inexplicable, que ha impedido llegar a esta capital a los compañeros portugueses.

            El señor Paniagua, con muy buen criterio, contesta al señor anterior, manifestándole que, para ir al Gobierno civil en son de protesta (como dicho señor dijo), debía llevarse el distintivo, con objeto de que no se mezclen elementos extraños, causantes en otras ocasiones de disturbios.

            El señor Castellanos pide que los fondos se repartan equitativamente entre Ataquines y Guarrate.

            El señor Torre Ruiz dijo que la prohibición del Gobierno abre un verdadero abismo entre éste y la clase estudiantil; que recién creada la Unión Escolar, no debe pedir ayuda al Gobierno; y así la clase estudiantil debe regenerarse por sí misma.

            Al final es aplaudidísimo.

            El señor Arcilla manifiesta que debe ir una comisión de estudiantes a Coimbra con objeto de manifestar a aquellos estudiantes su profundo sentimiento por el hecho ocurrido.

            El señor Pozo pide la palabra para protestar de ese dato que tan mal ha parecido a todos (es interrumpido por una gran salva de aplausos). Añade que los fondos deben destinarse a un solo pueblo, pues es muy pequeña cantidad para repartirse.

            Sigue en su criterio el señor Castellanos contestando al señor Pozo.

            El señor Silva pide al señor Prieto que le diga decididamente en qué han de emplearse los fondos y que sean para la Unión Escolar.

            El señor Toca, de acuerdo con el señor Arcilla, pide que vaya una comisión a Coimbra.

            En medio de gran expectación, se levanta el presidente señor Prieto, el cual manifiesta no debe hacerse todavía ningún cargo, por ignorarse el causante del perjuicio. Añade que debe ir un representante a Coimbra, provisto de autorizaciones del ministro y demás personas necesarias, con objeto de gestionar en lo posible la vuelta de los estudiantes de Coimbra. Así se acuerda.

            A continuación, y en muy elocuentes palabras, dice que si de nuevo, dado el permiso, es denegado, los escolares vallisoletanos sabrán protestar enérgicamente y de una manera activa y si es preciso... (Prolongados aplausos).

            Después el señor Prieto pide que sea elegido inmediatamente el representante que ha de marchar a Coimbra a gestionar la venida de los estudiantes portugueses.

            Entonces el público se levanta de los asientos, y entre una delirante salva de aplausos, es elegido el señor Prieto.

            Este, después de manifestar su agradecimiento por tal nombramiento, dice que esta misma noche saldrá para Coimbra, y si hasta es preciso, se pagarán los gastos del viaje a los estudiantes portugueses.

            La reunión terminó a la una de la tarde, entre vivas a la Academia de Caballería, a los estudiantes portugueses, a La Unión Escolar, y al presidente señor Prieto.

            A la salida del teatro, este señor fue varias veces ovacionado por todos los estudiantes.

Más detalles

            A propuesta del señor Prieto fue nombrado presidente interino el señor Paniagua, alumno del quinto grupo de Medicina.

            Después de terminada la reunión, se dirigió el señor Prieto, acompañado de un grupo de estudiantes, al Gobierno civil. Dicho señor conferenció con el señor Gobernador, el cual le dijo que sin inconveniente alguno podrían venir los estudiantes de Coimbra, y que la comisión contaba desde luego con su apoyo.

            Después el señor Prieto se dirigió a casa del señor Rector, con quien conversó breves momentos.

            El señor Loarden le entregó una carta dirigida al rector de la Universidad de Coimbra, al cual pedía diese permiso a los estudiantes portugueses para que viniesen a esta capital.

            Además le hizo entrega de un documento, el cual servirá para poderse presentar oficialmente como el representante de los estudiantes vallisoletanos.

Por la noche

            En las primeras horas de la noche fue llamado por el Gobernador el señor Prieto para entregarle unos documentos sancionados por el Gobierno, los cuales le servirán para que no se le opongan obstáculos al traspasar la frontera.

            A las siete próximamente en los escaparates del señor Denti se veía un papel, en el cual se decía que el señor Prieto marchaba decididamente a Coimbra a las nueve de la noche.

            Los estudiantes, en vista de tal anuncio, se citaron para acudir a la estación a hacer una despedida cariñosísima al simpático y popular estudiante señor Prieto.

En la Estación

            A las ocho y media de la noche eran muchos los estudiantes que acudían a la estación del Norte. A las nueve, hora marcada para la cita, formaban verdadera muchedumbre.

            El señor Prieto, al presentarse entre sus compañeros, fué frenéticamente ovacionado. Pero cuando el entusiasmo rayo en el delirio, fue a la llegada del tren: el señor Prieto tomó un coche de segunda, y una vez en él, asomado a la ventana a instancias de los estudiantes, pronunció breves frases en las cuales dijo que, si no se conseguía con su marcha la venida de los estudiantes de Coimbra, por lo menos se conseguiría que el cuerpo escolar vallisoletano quede a la altura que siempre ha tenido.

            Fue aplaudidísimo.

            Además de los estudiantes allí congregados, vimos también a varias bellas maestras.

            Por fin el silbido del tren sonó, y antes de ponerse en marcha, fue abrazado el señor Prieto por la mayor parte de los estudiantes.

            El tren partió entre atronadores aplausos.

¡Ojala que los resultados de tal viaje estén en relación con el entusiasmo del que lo emprende!

Detalles

El señor Medina, como tesorero de la Unión Escolar, entregó ante el presidente señor Paniagua, la parte de subscripción correspondiente a los estudiantes; ha quedado la suma dada por los particulares, incluidos en éstos gobernador, profesores, casinos, etc.

(De El Norte de Castilla del día 28.)

____

NOTA: Artículo procedente de investigación original inscrita con el número SA-120-02 en el Registro de la Propiedad Intelectual. La presente edición ha sido normalizada y corregida para evitar el uso no autorizado de la misma. Todos los derechos reservados.
 

 
       
Volver a la página anterior
 
   
 Volver a la página anterior