Sitemap.xml | Portada | Indice | Informacion | Colecciones | Videos | Biblioteca | Hemeroteca | Cancionero | Exposiciones | Noticias | Medios | Autor | Contacto |   

 
















 

 

 

 

       



 

Hemeroteca Virtual - Museo Internacional del Estudiante

Autor:              Francisco Fernández Villegas.

Título:             SALAMANCA POR DENTRO.
EL CARNAVAL.

Publicación:   Museo Internacional del Estudiante, 2009.

Ver. original:  El Adelanto.

Fecha:            Lunes, 18 de febrero de 1901, p. 3.

____

El de nuestra ciudad, de hace algunos años, lo describe hermosamente Villegas en su libro Salamanca por dentro.

            He aquí algunos trozos, que seguramente verán con gusto nuestros lectores:

.           .           .           .           .           .           .           .           .           .

            En Salamanca, como en todas partes, las máscaras se van. El Carnaval huye de las calles y se refugia en los salones, de donde no tardará tampoco mucho en desaparecer. Acaso esto dependa de que en todo tiempo hay máscaras y mascarones. Ya lo dijo Fígaro: ¡todo el año es Carnaval!

Sin embargo, los tres días de Carnestolendas sirven de pretexto a los disfraces, con o sin careta.

            He de confesar que las charras falsificadas, y las artesanas auténticas o de imitación, eran para mi el único atractivo de la orgía callejera, que empieza el domingo de Quincuagésima y termina el miércoles de ceniza.

            ¿Qué cosa hay como una linda salmantina, con sus ricos manteos de vuelta, lujosamente bordados con miríadas de lentejuelas; con el levantado seno cubierto de morado dengue y acorazado, más que guarnecido, por millares de galápagos, cruces, relicarios y collares; con las negras o rubias trenzas, que en esto de cabellos tanto vale el oro como el azabache, formando alto y calado moño y anchos rizos, descubiertos los últimos por el rebocillo o pañuelo de blanco y transparente tul?. . .

            Charras de tal trapío no necesitan comentarios.

            No son menos de admirar las artesanas naturales y fingidas que se echan a la calle en las tardes de Carnaval.

            Si yo supiese hacer coplas y cantarlas como los estudiantes de la Tuna, no desperdiciaría la ocasión de llamar a las salmantinas divinas, y no por la fuerza del consonante, que como el apetito ciego a tantos precipita, sino porque lo son y de verdad.

[...]

FRANCISCO FERNÁNDEZ VILLEGAS.
                            (ZEDA.)

____

NOTA: Artículo procedente de investigación original inscrita con el número SA-120-02 en el Registro de la Propiedad Intelectual. La presente edición ha sido normalizada y corregida para evitar el uso no autorizado de la misma. Todos los derechos reservados.
 

 
       
Volver a la página anterior
 
   
 Volver a la página anterior