Sitemap.xml | Portada | Indice | Informacion | Colecciones | Videos | Biblioteca | Hemeroteca | Cancionero | Exposiciones | Noticias | Medios | Autor | Contacto |   

 
















 

 

 

 

       



 

Hemeroteca Virtual - Museo Internacional del Estudiante

Autor:              Luís D. Guilarte.

Título:            EL VUELO DE LA TUNA.
                       DE LA EXCURSIÓN DE LA TUNA ESCOLAR
                       SALMANTINA.

Publicación:   Museo Internacional del Estudiante, 2009.

Ver. original:  El Adelanto.

Fecha:            Sábado, 5 de marzo de 1927, p. 2.

____

            La  Tuna es igual que las mariposas, que tienden su vuelo de una flor a otra flor, dando a sus pétalos policromos mayor encanto con el raso tornasol de sus alas frágiles; igual que ellas, que de cuando en cuando descansan, parando para volver a volar, y después, exhaustas ya, mueren ofrendando al espacio la caricia sutil de su postrer aleteo, dejando con su muerte la esperanza de la futura crisálida.

            La Tuna, naciente apenas, tendió su vuelo al aire desconocido, sin más guía que sus ilusiones, sin más proyectos que el encanto de lo por ver. Posó en las bellas ciudades extremeñas, flores de piedra en el inmenso jardín hispano, animando con sus músicas alegres y ruidosas, de sonar de recuerdos y con el colorido vivo y riente de sus lazos, de su bandera y de las cintas que de ella pendientes llevan en sus bucles de seda el recuerdo de bellas presidentas, su monotonía, su vida siempre apacible pero demasiado igual.

            Cruzar infatigable de tierras, cruzar veloz, casi momentáneo. Recibimientos entusiastas, llenos de veneración a una gloria que en sus hombros jóvenes lleva modestamente; pleitesía a Salamanca, a su tradición. Despedidas lastimosas al sentir la inevitable marcha de los portadores espirituales de mensajes infinitos para los que sienten el ayer; dolor al ver cómo se alejan, en alas de la ilusión y de ansias al más allá desconocido, y al sentir cómo se apagan sus músicas y la eterna de la alegría juvenil.

            Cansada desciende. Quiere recobrar las perdidas fuerzas para el retorno y busca un asilo capaz a sus grandes ilusiones. Y lo encuentra incomparable al divisar a lo lejos, en el espejismo de su alma, la ciudad todo blancura y relucir: la bella ciudad de la Giralda y la Torre del Oro. Y en ella sólo reposa, se complace con sus bellezas y bajo su sol indefinido y su cielo eternamente azul recobra poco a poco las energías del alma y del cuerpo.

            Las músicas no se dejan sentir, los «tunos» dispersos recorren el laberinto de ensueño que es Sevilla, contemplan los palacetes andaluces de reflejos incontables y descansan en los frondosos jardines, de sombra romántica y de promesas floridas. Beben en la fuente de la belleza de chorrear eterno, de desgranar continuo en la concha blanca del encanto y nunca se sienten ahítos.

            Gonzan a borbotones los tres días de vacación - en vacación - y su alma se inunda de hermosura, así notarán al coger de nuevo los instrumentos dóciles que las notas salen más cálidas y amorosas.

            Y luego otra vez a emprender el vuelo. Y otra vez los casi momentáneos descensos. Y por último, Salamanca, la hermosa Salamanca, el féretro dorado de la bella muerte de la Tuna. Para ella serán sus últimas notas llenas de emoción y de alegría: alegría, por la vuelta a la ciudad donde sus cariños viven; emoción, por conocer que esas músicas son su adiós a la vida ¡y qué emoción no pondría un virtuoso si supiese que tocaba por última vez.

            Salamanca acogerá amorosa a la Tuna que vuelve, y a cuya ausencia no pudo acostumbrarse y sentirá alegría ante el feliz retorno. Y todo esto será pronto: la Tuna ha tendido ya las alas, después de haber llegado al fin de su viaje, en la inmensa superficie del mapa difuso, y emprende el vuelo hacia arriba, hacia la sobria Castilla, hacia su ciudad. Y cada día más cerca... Sintiendo aproximarse su encanto lejano, y alegrándose en el batir incesante de sus alas gloriosas.

LUÍS D. GUILARTE

            Sevilla, marzo 1927.

____

NOTA: Artículo procedente de investigación original inscrita con el número SA-120-02 en el Registro de la Propiedad Intelectual. La presente edición ha sido normalizada y corregida para evitar el uso no autorizado de la misma. Todos los derechos reservados.
 

 
       
Volver a la página anterior
 
   
 Volver a la página anterior